Opinión | Al otro lado de las ondas

Lo que hoy parece “normalizado” hubo un día que no lo fue. El Dazn, Netflix, Youtube, Twitter y todo este ejército de medios de comunicación no pasaba ni por las mentes de los más brillantes. La comunicación más explícita, la de emisor, medio y receptor solo era posible por uno de los inventos más maravillosos de la historia de la humanidad, la radio.

Mi relación con la radio siempre ha sido de amor, a veces hemos tenido nuestras diferencias, pero siempre hemos acabado juntos, desde que tengo uso de razón, incluso hubo momentos de amor a quemarropa, intenso, casi enfermizo, pero parte de lo que soy hoy se lo debo a ese maravilloso invento. La música fue la que me llevó desbocado a la radio, grabar en cintas de casete fue mi hobby durante muchos años, algunas de esas cintas todavía las conservo, otras, a pesar del dolor, tuve que dejarlas ir para ganar espacio, al fin y al cabo siempre he pensado que los mejores recuerdos no son físicos, sino que son los que te hacen crecer como persona.

En la radio escuché la primera vez a los Beatles y una de las mejores canciones que se pueden escuchar en la vida; Across the Universe.

Pero eso solo fue el principio, luego vinieron las guitarras de Nuno Bettencourt, Jimmy Page o Santana. Junto al lago escuché por primera vez a Triana, pero la música me atraía a la radio y la radio a la música. Pero si hay algo que se puede considerar marca de la casa, son las tardes de fútbol, los domingos de fútbol junto al transistor, era otra época, prácticamente la totalidad de los partidos se jugaban el domingo por la tarde, a excepción de un partido que se televisaba los sábados. Ese fútbol de domingo de tarde no tenía precio, docenas de partidos al mismo tiempo, los locutores no daban abasto cantando goles, de Cádiz a Madrid, de Coruña a Bilbao o de Sevilla a Canarias, sin dudas, esos partidos tenían un sabor especial, tanto que hasta los anuncios eran divertidos, no como ahora, que las cuñas publicitarias duran más que los propios programas.

La radio tiene algo que no tienen muchos medios de comunicación, ni siquiera la televisión. En la televisión, en muchos momentos de la noche emite, pero no hay nadie, solo emiten películas o programas en diferido, documentales, etc… pero no hay compañía, no te sientes acompañado. La radio es diferente, al otro hay una persona, como tú, como yo, en tu mismo estado, despierta, contándote cosas. Fui fiel seguidor de El Larguero, todas las noches, sin faltar, y luego siempre escuchaba Hablar por hablar, que me mantenía despierto hasta altas horas de la madrugada, y por la mañana, como una rosa, contaba a los amigos las vivencias que había escuchado la noche anterior. Fue un momento de amor intenso con la radio, tanto que llegué a mandar alguna que otra cosilla para que la leyesen en antena, y sí, una noche leyeron una dedicatoria, me hizo ilusión.

Mi actual relación con la radio sigue siendo de amor, más sosegado, más maduro, pero todas las semanas le dedico mi tiempo, prestando más o menos atención, lo que el ajetreo de la vida diaria me permite, aunque ahí estoy, y escucho música, por su universalidad, no obstante, lo más me gusta son los programas, de viajes, de películas, de música, de entrevistas, de historia, todos los días se aprende algo. Y he tenido la suerte de ser entrevistado en un estudio de radio, por Juan Luis Iglesias, y cumplir así uno de mis sueños, un pasito más, no solo porque se hablara de mi novela, Doce V, sino que he podido sentir el calor de la radio, el micrófono y ser consciente de que al otro lado había cientos de personas esperando tus palabras.

Yo soy una persona pro-tecnología, procuro probar todo lo que esté al alcance de mis manos, utilizo el PC a diario, webs, Youtube, redes sociales, pero un consejo de amigo, acércate a la radio, deja que se acerque a ti, te sorprenderás la de cosas que puede despertar dentro de ti.

Feliz día mundial de la radio

Publicado en Opinión y etiquetado , , , , , , , .

Miguel Ángel Moreno Cortabarra

Ver entradas deMiguel Ángel Moreno Cortabarra

Licenciado en Filología Inglesa, escritor de la novela Doce V, poeta, fui atrapado por la tecnología y he administrado varias webs. Ahora dándolo todo por La Libertaria Información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: MIGUEL ANGEL MORENO CORTABARRA.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.