Opinión | Pase lo que pase, no me olvides

            Hoy no me apetece compartir un artículo formal con vosotros ni tampoco más información de la que otros ya han difundido. Hoy deseo desahogarme y llorar mis penas con la familia. Vengo a hablaros de una crónica de una muerte anunciada y también de una derrota. No hace mucho pude comprobar que uno de nuestros símbolos más importantes le quedan unas pocas décadas de vida. Más allá del coronavirus, el desempleo y las jocosas peleas entre rojos, azules, verdes o morados la naturaleza sigue descomponiendo el patrimonio olvidado. Este también se muere y se pudre como los organismos vivos, y necesitan de nuestros cuidados para seguir perdurando en el tiempo. Pequeñas higueras e incluso un olivo pueblan el techo de su bóveda, conforme pase el tiempo sus raíces irán debilitando la estructura hasta que el día más inesperado todo colapse. Nuestra Morita aún no está muerta, pero si muy enferma de olvido y abandono. No entiende de propiedad pública o privada ni de politiqueos, solo entiende de ser útil o inútil. En manos de todo un pueblo está que la torre de la Morita siga viva para las próximas generaciones.

Publicado en Opinión y etiquetado , , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: MIGUEL ANGEL MORENO CORTABARRA.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.