Opinión | La guerra de los mundos

El capitalismo financiero, la globalización, el inexorable progreso tecnológico, la capacidad industrial, el libre tránsito; toda nuestra forma de vida hecha añicos en un abrir y cerrar de ojos. Un voraz enemigo invisible nos golpea con la fuerza de un titán y nuestra especie en su infinita soberbia se cree autora de su propia desgracia. Nos creíamos los primeros de la cadena, ningún ser en este planeta ha sido capaz de doblegar lo indoblegable, hemos sido imparables hasta el mismísimo menosprecio de quien nos vio nacer. Esta guerra la estamos perdiendo, no por nuestros dirigentes sino por nosotros mismos.

Algún necio dijo que miles de caídos nos harán cambiar y que seremos mejores después de esto. La realidad es que después de esta crisis seguiremos contaminando los mares, extinguiendo especies, deforestando, expulsando gases a la atmósfera y sobre todo matándonos entre nosotros por los intereses de quienes manejan los hilos.            

La madre naturaleza nos concederá una nueva prórroga, pero recordad, tarde o temprano volverá a demostrar quién manda en este planeta. Aceptemos la derrota, no hay nada que aplaudir.

Sobre el autor

Deja una respuesta