Opinión | Historias de padres; la gravedad del asunto

Me parece la comparecencia en un medio de televisión por un personaje público que puede servir a la concienciación, aprovechando la máxima difusión en la gravedad del caso, no solo el testimonio sino el sentir en un tema complicado largo y doloroso inmerso en el seno del matrimonio.

Entre programas televisivos, números y numeritos, en las diferencias en cuanto al manejo parental de los miembros de una familia en las separaciones y más concretamente cuando a los hijos se les priva del padre o bien de la madre mediante la ausencia física, maltrato psicológico y un sin fin de manejos donde la ley no alcanza con todo su proceso. No digamos ya, hace veinticinco años entre abogados, jueces y autoridades donde la ley no se aplicaba de hecho en la medidas necesarias salvo los casos más graves.

Los hay que aplicaron la estrategia (y los quitaron de en medio) teniendo ocupado a sus hijos precisamente cuando les toca por la asignación de la ley, el fin de semana cada quince días según las normas, o en otro caso se los llevan directamente desapareciendo en domicilios donde la vivienda se convierte en un fortín con colaboradores entre parentescos. No sirvieron de nada las veintitrés denuncias por la ausencia de los hijos cuando los iban a recoger según las medidas del reglamento. Hoy quizás sí, sirva de algo las denuncias en una aplicación más justa para poder estar con ellos los fines de semanas alternos.

Hay otra condena por venir, suma y sigue que viene al caso, después del juzgado de lo social viene el juzgado popular sumando comentarios malévolos, agravando lo grave de por sí, donde privan a los hijos de uno de sus padres, siendo que el otro quien le priva el derecho natural a sus propios hijos. Y en el comentario, el daño colateral de algún instruido mental en insinuaciones referentes al abandono de sus hijos en la gravedad del asunto.

Sobre el autor

Publicado en Opinión.

Deja una respuesta