Opinión | Más de dos

Parece ser, que la de “bruta, ciega, sordomuda, torpe, traste y testaruda” ha sacado una nueva canción. Como quizás no tenía bastante inspiración, ha acudido a Bizarrap para ayudarla a expresar sus sentimientos (a todos nos ha venido bien alguna vez contar con la mano tendida de alguien para soltar el daño acumulado).

*Nota: He tenido que acudir a Google para ver quién es Bizarrap.

La canción nos puede gustar más o menos, pero lo cierto es que va a ser una de las más escuchadas en los primeros meses de este casi recién iniciado año. Y la excepción que confirma la regla será Cádiz. La culpa; el Carnaval.

Y hablando de carnaval, MÁS DE DOS se acordarán de una chirigota gaditana que salió allá por el febrero de 1995. El año de la pandemia, al que tengo mucho despecho, se cumplieron 25 años de la chirigota “Los últimos en enterarse”.

El Yuyu tiene en común con la cantante de “Loba” que no tiene pudor alguno en mostrar al mundo su estado emocional. En el caso del Yuyu los utiliza para defenderse.

“¿Quién ha dicho ole,
quién ha dicho bravo?
Como yo coja al que la hecho vi’ a clavarle to’ el pitón. Iiiiiiiiih, ¡cabrón!”

Y es que las canciones de desamor y despecho han estado desde siempre, con más o menos elegancia. Las hay para todos los gustos. Lo cierto es que con MÁS DE DOS de ellas nos hemos sentido identificado alguna vez que otra.

Dice el autor en la canción que nos ocupa lo siguiente:
“Una loba como yo no está para novatos. Una loba como yo no está pa’ tipos como tú”

El reino animal siempre ha aparecido en las canciones, para mostrar despecho o no. Para lo primero, antes que el argentino Bizarrap ya estaba la mejicana Paquita la del Barrio. La cantante ya nombraba, allá por 2004, una especie de la fauna para explayar sus sentimientos.

“Rata de dos patas
te estoy hablando a tí. Porque un bicho rastrero, aún siendo el más maldito, comparado contigo,
se queda muy chiquito.”

Creo que Shakira no llegó a cantar con la “más grande”. La chipionera también repartía lo suyo cuando cantaba e interpretaba “Ese hombre”.

“Es un gran necio,
un estúpido engreído, egoísta y caprichoso,
un payaso vanidoso, inconsciente y presumido, falso, enano, rencoroso, que no tiene corazón”

¿Es posible pronunciar más insultos en un solo estribillo? Aún así, hay que reconocer que la hemos cantado MÁS DE DOS veces en la ducha.

Y es que en la copla española, de reciente actualidad por la aparición de grupos y cantantes que hacen referencia a ella, el tema del desamor y del despecho es algo habitual. El número de coplas con esa temática supera con creces a los goles por la escuadra que ha convertido el señalado en la canción de Shakira.

Una de las muchas es “La falsa monea’ “, interpretada por numerosas artistas. Imperio Argentina es una de ellas.

“Cruzó los brazos pa’ no matarla. Cerró los ojos pa’ no llorar.
Temió ser débil y perdonarla
y abrió las puertas de par en par.”

Y siguiendo con el folklore español y dejando un poco al lado la temática que nos ocupa, recomiendo desde aquí el disco “María canta copla “. Es un disco donde la catalana María Rodés despoja 10 coplas con mucha sensibilidad y dulzura. Desde “Tengo miedo” hasta “Ay pena, penita, pena”, pasando por “Tres puñales”.

Otro de los discos de Rodés es “Contigo “. Junto al quizás desconocido para algunos La Estrella de David, narra una relación desde el primer encuentro hasta el divorcio. Merece mucho la pena escucharlo de principio a fin. “Fantasmas” es una de las canciones:

“Tantas veces me han roto el corazón
que ya no puedo contarlas sin temblar “.

Y cómo no son solo féminas las que cantan sobre este tema, ¿Por qué no acordarnos de Los Planetas? Son MÁS DE DOS las canciones donde los granadinos se acuerdan del desamor. “Pesadilla en el parque de atracciones”, “No sé cómo te atreves” o “La playa” son ejemplo de ellas”

“Tuve un verano que fue una pesadilla.
Si me acuerdo,
me duele todavía.

Y pensaba en destrozarte todo el tiempo”

No terminaré este artículo con mal sabor de boca. No todo va a ser despecho.
De la obligada marcha de un amor de fin de semana y del dolor que puede suponer esperar el regreso de alguien, trata la canción “En el río” de Vicente Navarro.

“Qué bonito que vinieras y que no quieras marchar. Qué bonito sujetarte
para que no sea el final”.

Espero que este artículo lo leáis con toda la tranquilidad posible. Qué podáis escuchar con calma cada una de las canciones reseñadas, que no corrais peligro alguno por las posibles consecuencias del huracán “Gerard”.

En este caso, nos referimos a un fenómeno meteorológico: la borrasca “Gerard”.

“Estamos hablando de los efectos de la borrasca Gérard, tras el paso del huracán Shakira. Parece una broma, pero se llama Gérard”.

Sobre el autor