Venta Miracielos; de la copa de coñac a los espetos de sardinas

La Venta Miracielos es una de esas ventas emblemáticas de nuestra localidad, la recuerdo desde niño y ya de adulto la he disfrutado con algunos de los últimos gestores. Poco ha quedado de la barra de aluminio y olor a tabaco negro mezclado con el de coñac que marcaron época en los 80. Las ventas, esos establecimientos en peligro de extinción, tiene una nueva oportunidad en una venta urbana, una venta adaptada a nuestros tiempos, con un concepto más profesional, no en vano se ha contratado una empresa externa de asesoramiento de apertura de restaurantes, imagen de marca , marketing y otros servicios que se hace notar desde un primer momento, el popular código QR para ver la carta, el diseño del logotipo, presencia en redes sociales como Instagram y FaceBook, la barca en la que se hacen los espetos, son detalles que marcan diferencia y que son obra de StayAlive 720. Recientemente ha cambiado de dueño y poco tiene que ver con la venta originaria, aunque algunos de sus platos todavía traen a la memoria sabores de antaño.

Antes de comenzar a dar mi opinión sobre este nuevo lugar de ocio, quiero dejar claro que esta es mi opinión, y solamente mía, que entiendo perfectamente que haya gente que haya vivido otras experiencias totalmente diferente a las mías, yo solo hablo bajo mi punto de vista, contando fielmente lo que me he encontrado cuando personalmente he visitado la venta y que quizá nada tiene que ver con tu visita o con la que otras personas han podido hacer. Cuando vas comer a un restaurante, puedes tener diferentes sensaciones, dependiendo del día, la hora, qué trabajador te atiende, etc… todos esos aspectos no están tenidos en cuenta aquí, en esta opinión, solo trato de reflejar mis vivencias.

Estéticamente la venta no ha cambiado en los últimos años, se mantiene la estructura principal dividida en varios ambientes, interior, terraza cubierta y terraza al aire libre. Quizá la parte más atractiva sea la terraza cubierta, pues nos permite en verano disfrutar del aire que corre sin estar expuestos al tráfico ya que la terraza exterior está sobre la acera y aunque no es una calle muy transitada, los coches pasan realmente cerca de las mesas.

Desayuno

El desayuno ha estado a la altura de lo que se puede considerar normal, pan de molletes o rebanada para elegir, café al gusto y una cesta con productos variados, mantequilla, crema de jamón de york, paté, mermelada, etc… todo ello servido en un tiempo prudencial. Ahora bien, si tenemos en cuenta el nivel de desayunos de nuestra localidad, alabado por los mejores medios en la materia, tengo que decir que la oferta para comenzar el día me pareció escasa, nada de jamón de york, queso, tortilla, manteca colorá u otros manjares que puedes encontrar en otros bares y ventas de la zona. No digo que no lo haya, que seguro que algo habrá, solo digo que no se ofertó en ningún momento. El café estaba a buena temperatura, aunque soy de café más caliente de lo habitual, se trata de un gusto particular, nada que ver con la calidad de lo servido. Precio; 2,50 euros por desayuno, precio que considero justo, aunque con las carencias que he comentado con anterioridad.

Pollo al carbón | Foto: Stayalive 720

Pollo al carbón

Uno de los atractivos de la nueva Venta Miracielos son los pollos al carbón, puedes degustarlos allí mismo o bien puedes pedir que te lo preparen para llevar. También los hemos pedido, concretamente tres unidades. Se encargaron el día anterior para estar seguros que podían atendernos. El precio fue más que económico y entendimos que acorde a lo que habíamos solicitado. Lo encargamos con patatas aparte. El pollo al carbón no es nada parecido a lo que hayas podido probar con anterioridad. No es un pollo asado al uso. Su sabor es sencillamente exquisito y singular, nunca habíamos probado algo similar en ninguna venta o restaurante de la zona. En cuanto a la textura, de los 8 comensales que éramos, algunos lo encontraron un poco duro, aunque en honor a la verdad, la gran mayoría lo calificó como excelente. Pedimos patatas fritas para acompañar. Estas fueron cortadas en redondo y su sabor era bueno, aunque hay que reconocer que estaban un poco duras. Supongo que con la experiencia que da el tiempo conseguirán darle su punto. Otro punto a favor es que puedes pedir una salsa para acompañar, desde mayonesa a alioli pasando por barbacoa y alguna que otra más. Sin lugar a dudas, el pollo al carbón es un producto que marca la diferencia y que probablemente puede ser punto de referencia en la Janda.

Vamos a comer

Después de ojear la carta que nos ofrece la Venta Miracielos decidimos que lo mejor sería ir a almorzar en lugar de cenar, la cena se la hemos reservado a los famosos espetos de sardinas.

Hamburguesa Angus | Foto: Stayalive 720

La carta de la Venta Miracielos es variada, existe un equilibrio claro entre carnes, pescados y una oferta de ensaladas justa, pero de un atractivo gastronómico más que interesante. Entre la amplia gama, nos decidimos a probar su popular hamburguesa Angus, aplaudida en Instagram y que a juzgar por las fotos, debía estar buenísima. Siento decir que las fotos publicadas en la red social no hacen justicia a tan exquisita hamburguesa. A día de hoy puedo decir que es una de las mejores hamburguesas que he probado en mi vida. Su carne cocinada al punto tiene un toque especial y sabor inigualable. La textura es perfecta y la mezcla de sabores un cóctel difícil de superar. Está claro que escogimos bien. La hamburguesa viene preparada en un mollete artesano, digno de portar tal exquisitez. También comentar que viene acompañada de una patatas fritas, se agradecen que sean naturales y no congeladas. En esta ocasión íbamos acompañados de dos menores que degustaron unas croquetas de puchero, acompañadas de patatas chips tipo gourmet, las cuales tengo que alabar porque han dejado el listón muy alto, sin lugar a dudas, deliciosas, para repetir. Punto de cocción perfecto, textura consistente y con un sabor realmente bueno. Las niñas no dejaron nada en el plato, y eso solo significa que han superado la prueba con creces.

Para terminar, un café. Sobre los postres no puedo contar nada porque ni estaban en la carta, ni preguntamos por ellos ya que nuestra intención fue degustar el café ecológico que sirven, si no es el único puede que sea de los pocos establecimientos de la Comarca de la Janda que lo sirvan. Y, aunque el café es bueno, un buen café depende mucho de quien lo hace, y en esta ocasión quien lo hizo, tiene todos mis respetos.

Solo hay un punto a mejorar, quizá sea la acústica del lugar, el vacío entre mesa y mesa, pero lo cierto es que para hablar entre nosotros teníamos que elevar la voz un punto por encima de la media, de lo contrario no había forma de enterarse, porque todo chirriaba, el ruido de platos de las otras mesas, las voces, etc… ya os digo que quizá fue el momento, o incluso los mismos comensales que estábamos en ese momento, pero la comunicación por momentos se hizo difícil.

En cuanto al precio, excelente, creo que en la media de la zona y nada que objetar sobre él. No me gusta señalar a nadie porque entiendo que cuando hay un equipo, el trabajo suele salir bien por el trabajo del mismo, todo debe funcionar como una maquinaria bien engrasada, por ello me reservo el papel del encargado en atendernos, solo comentar que bordó el servicio y que otorga un plus de comodidad y de confianza a quien decida pasarse por la Venta Miracielos.

Espetos de sardinas | Foto: Stayalive 720

Los espetos

Desde un primer momento es nueva Venta Miracielos ha intentando marcar la diferencia, cosa de agradecer porque a veces uno se cansa de ver siempre lo mismo, un negocio te puede salir bien o mal, pero al menos intenta ofrecer algo diferente. En el caso de la Venta Miracielos hay varios elementos a destacar y sin lugar a dudas uno de ellos son los espetos de sardinas. Han instalado una barca de madera justo en frente de la venta y ahí, como si estuviésemos en un chiringuito de Málaga, podemos degustar un espeto de sardinas (5 unidades por espeto) a un precio de 7 euros. El pescado es fresco, se nota en su textura y el sabor es inconfundible, a la altura de los mejores espetos que puedas encontrar en los lugares más reconocidos por dicho arte. Unos espetos a la caída del sol en pleno verano, no tiene precio.

Si todo lo que he explicado parece poco, hay que decir que si verdaderamente hay algo innovador en esta nueva venta, es que comer allí puede tener premio. Tan solo por comer allí puedes entrar en el sorteo de viajes, cenas gratis, coches, motos, cruceros, experiencias como saltos en parapente, en paracaídas y un sin fin de regalos más, un aliciente que inclina la balanza claramente a favor de la Venta Miracielos y que estamos seguro atraerá a muchos clientes para probar sus platos.

Comenzar una aventura de estas características es ya un gran logro, pero mantenerla durante un largo periodo de tiempo es todo un reto. Este lugar combina varios aspectos que hacen que la Venta Miracielos sea un lugar a tener en cuenta cuando salgamos a comer fuera o simplemente a tomarnos unas cañas con los amigos o la familia. Lo único que me gustaría ver es que el nivel se mantenga o incluso suba en términos de limpieza, servicio, calidad de los productos, etc… entonces sí, los propios clientes la pondrán en el lugar que le corresponde.

Podéis seguirla en la redes sociales, tanto en FaceBook como en Instagram